domingo, 26 de julio de 2009

Beatriz Muñoz - Relatos sobre la Inseguridad - información



Escrito por Jessica Cedeño
Fuente viva de la información - Beatriz Muños Secretaria del Ministerio de Salud y Asistencia Social

Este escrito, más que una historia es una reflexión, acerca de la situación actual de un sitio que muchos caraqueños deben transitar para ir a sus trabajos o regresar a casa, este sitio es el metro de Caracas.

El metro de Caracas es una instalación urbana de tránsito subterráneo que cuenta con tecnología para el traslado rápido de un sitio a otro de la actualidad, no como en la época de simón que debía ser a caballo y que se estaba pendiente de los ladrones del camino; si bien podemos sacar la conclusión de qué es lo que puede pasar en este sitio.

Beatriz muñoz nos comenta que ha observado las practicas de los ladrones en las escaleras mecánicas que se encuentran en las salidas del metro, sobretodo en capitolio.

"...Cuando vas en la escalera mecánica y alguien que va adelante se agacha y la ttranca apretando el botón de stop del mecanismo, todos los usuarios que se encuentran en dichas escaleras, se tropiezan y hacen piruetas para no caerse, mientras que en plena confusión los cómplices de la tranca aprovechan de sorprender, asustar y robar carteras, celulares, relojs y demás cosas que uno lleve encima, tuve suerte por que estaba detrás del que se agachó para trancar la escalera y tuve tiempo de pasar por encima de él; pero el momento fue bastante horrible..."

Y seguimos insistiendo, cuando siga por los caminos y veredas, por muy bonitos y horripilantes que se vean, observen todo lo que hay a su alrededor, cuando habla, cuando solamente está mirando a la persona que tiene al lado pajareando con respecto al tema que está conversando, utilice su visión de 180 grados y sus oídos para no solamente oir lo que dice la persona, sino los ruidos y sonidos que determinan entre, muchas cosas, la posibilidad de que pueda ser atracado...

" Qué increíble"

El dilema de Carla - continuación de ¿Qué pasa aquí?

En el ascensor, ella habla con su vecino sobre la situación, contando con la ventaja de que el individuo no tenía llaves del edificio; y se dirige con el señor a planta baja a relatarle a los vigilantes de la residencia lo que había sucedido. Los vigilantes pudieron agarrar al hombre y el suceso conmocionó a los demás vecinos.

Al hombre lo llevaron a la PTJ, este seguía hablando de lo emocionado que estaba por verla, de lo enamorado que estaba, de locuras de shakespeare, de Romeo y Julieta y otras cosas incoherentes; sin embargo a las 24 horas lo dejan en libertad, pues no hubo ninguna violación o abuso que lo implicara como culpable de ese acto. Carla cuenta lo molesta que estaba.


Algunas palabras textuales de la mujer anónima: (en este caso Carla)

"...aun lo recuerdo y me da de todo, no se como ni porque, comence a pedirle a dios y a mi ángel de la Guarda que me protegieran y pude safarme de él..."

"...es decir que me tenian que violar para que se hiciera justicia y encarcelar a un ser con mente asquerosa."



Carla no es la única persona que ha pasado por esto, otras han tenido más o menos suerte que ella, lo que no se puede obviar es la atención que se debe tener en todo momento, inclusive cerca de casa, los robos, hurtos y persecusiones no son solamente actos de la inseguridad, también existen otros que pueden llegar a adentrarse en la vida y dejar una marca, asi sea la más pequeña puede crear un transtorno que delimite a la persona, y que cause shock cada vez que vea a un extraño siguiendo los pasos que marca en su camino.

En la vida no hay nada mejor que estar confiado de su seguridad, pero recuerde que actualmente la seguridad no es lo primero sino la vida y para asegurarla hay que ser precavido, y estar atento a todo lo que pueda pasar a su alrededor.

Más de una mujer en Venezuela se silencia de este tipo de historias, y aún cuando saben que de verdad fueron violadas, no hacen algo por que se haga justicia; y el miedo persistirá hasta que se olvide o vuelva a pasar otra vez.


LOS ACONTECERES DE LA INSEGURIDAD - Esto pasa en Venezuela...

RELATOS ¿Qué pasa aquí? - historia ANÓNIMA


La siguiente historia le puede pasar a cualquier mujer, el caso a conocer, es una terrible situación que amerita cada vez más un grito de ayuda a la sociedad; todos los días se sufre, todos los días se puede ver la falta de confianza que existe hacia la calle, pero más que eso, esa falta de confianza se va adentrando poco a poco en la zona donde se vive, pues en muchos edificios, casas y lugares recurrentes llamados hogar, se observa cada extraño pasar; y cuando se tiene demasiada confianza por estar en un sitio al cual se le tiene el pensamiento de que es seguro, se olvida por completo que la vida depende de cómo se superan los momentos de angustia.

La víctima de esta historia quiso quedarse anónima por cuestiones personales, este escrito más que hablar sobre la inseguridad del caso, es un voto de confianza que ha sido otorgado para que sea leída y es por y para ustedes, por lo que con más razón está dedicado el relato, a esa persona que colaboró con el blog de esta manera. Ahora, la historia es anónima, y para enfocar más el caso, llamaremos al personaje central con el nombre de "Carla".


Carla se encontraba comprando artículos de uso personal en una tienda de la Candelaria, pues al siguiente día tenía pensado ir a la playa. El trayecto del tiempo estuvo normal; Carla estaba algo apurada por llegar a casa para comer y dormir, ella pensaba que pasaría su día como un día normal, al menos eso creía.

Pasando por la entrada del edificio donde vive, escucha que la puerta no cierra por completo; ella recuerda que para esos días están en mantenimiento las puertas, por lo tanto hizo caso omiso de eso y pensó que había quedado abierta. Una vez que se encuentra esperando el ascensor, se abre, entra, y cuando está a punto de cerrarse, ingresa un desconocido. Era imposible que Carla saliera del ascensor pues este ya había arrancado; mientras están solos, el desconocido comienza a hablarle de la nada de varios temas y ella no le da cuerda al asunto.

En un instante, Carla pregunta a qué piso va, el responde el piso 10 por una oferta de trabajo; ella ya estaba desconfiando de él, puesto que en su edificio no hay oficinas y es una zona residencial; se encuentran en el piso 10 y carla le insinúa que ya había llegado a su destino, con palabras textuales comenta "ya llegaste, ya te puedes bajar", a lo cual el individuo niega su bajada en ese piso, ella insiste en que se baje, pero seguía negándose, hasta que Carla decide bajarse y este se baja después, comienza a seguirla por las escaleras, ella baja más rápido y este corre por un momento hasta alcanzarla, la sujeta por la cintura y en un rato ella logra zafarse, nerviosa corre al siguiente piso, y tiene la oportunidad de entrar de nuevo al ascensor, el cual se abrió por casualidad, y adentro de este se encontraba un vecino de Carla.

Seguimos con Dorys Villarroel RELATOS ¿Qué pasa aquí? - Sección para Lectores-Autores

Ahora la inseguridad toma un rumbo en su definición y se torna más aguda, la inseguridad tiene ramas o características que la desglosan; la misma, no es sólo el hecho o el suceso de amenaza, de encontrar una situación de peligro ante los ojos de la comunidad, sino que también se desarrolla como una actitud que demuestra a las personas una imagen que oculta lo que se supone que un ladron es. A veces la ceguera del que tiene conocimiento para percatar y observar una acción, y no logra ver la inseguridad existente a su alrededor, es la ayuda que sustenta al desalmado con la que cesa sus necesidades de cometer un delito.


Queridos lectores, abran sus ojos, no todo está a la vista, el observar es un arma de doble filo, pero para el inteligente puede ser incluso una habilidad que debe ser utilizada para el bien de cada uno de ustedes, dependiendo de cada situación que pueda arremeter contra la vida de muchos, existen violaciones mínimas como lo es el hurto, que en este caso la distración, el ajetreo y la multitud juegan un gran papel en la inseguridad, de día o de noche; el peligro no se detiene, hay que aprenderse la piramide del peligro, el horario de salida y entrada a casa, el cuidado que se debe tener cuando se disfruta en lugares públicos diurnos o nocturnos, y sobretodo, lo más importante observar, detallar y saber reaccionar en cualquier situación, la vida de muchos se encuentra en juego, la vida no es fácil, pero se puede gozar de una buena vida si se controla de una forma autodidacta el ¿qué puede hacer usted para que esas situaciones no ocurran? y todo se resumirá en (COP)"CUIDADOSO, OBSERVADOR y PRECAVIDO".

¿Seguridad? Historia de Dorys Villarroel

¿Seguridad? Historia de Dorys Villarroel


Basado en hechos reales
Escrito por Jessica Cedeño


En el territorio nacional circulan las palabras mal definidas sobre la inseguridad, resuenan entre los murmullos de la gente "aquí existe inseguridad", pero a parte de la definición de la palabra, hay otras características que implican el verbo de ser o estar inseguros, como lo es el miedo al momento de un robo, una confusión, una violación y demás problemas sociales que arrasan con esta palabra tan llena de preocupación.

La historia de hoy, sostiene la prevención como medida ante cualquier sospecha en la calle, de que la inseguridad tome por sorpresa a la sociedad; que una persona no se percate de que ha sido un instrumento utilizado para un acto delictivo y que responde a la falta de atención que se tiene en la selva urbana de Caracas, donde la supervivencia es la del más pila, y aunque suene absurda la palabra, es el inteligente quien se rebaja a ser el objeto de abuso.

Hace poco más de una semana Dorys Villarroel observó un delito de hurto inesperado.

Una mujer con descripciones de una persona sufrida y decente y buhonera de los espacios de Capitolio, se aprovechó en un instante el abordaje de un joven en un transporte público, camioneta o autobús; y le sacó la cartera del bolsillo de su pantalón.

Un señor, que se encontraba más cerca del chico que Dorys, le advirtió sobre el hurto; el muchacho se bajó de la camioneta y corrió en busca de la ladrona, quien desapareció con inmediatez lo robado; víctima del robo, acudió a un Poli-Caracas y no pudo comprobar aquel delito, en ningún momento hubo violencia en contra de la presunta ladrona, pero todos los pasajeros de la camioneta gritaban al policia que detuviera a la señora, a quien determinaron como "chora"; aunque la multitud sabía lo que había pasado e insistían en que la señora había cometido un hurto, no la apresaron, pues no encontraron en ella lo robado.

Dorys Villarroel anuncia:
"..Todo en mundo comentaba que la inseguridad es tan grave en Caracas, que se ha convertido en un arte de magia, tanto para lograr sobrevivir de los delitos en su contra, como para quienes adquieren demasiada destreza para cometerlos..."

¿Seguridad? - Historia de Zoilo Luna


Basado en un hecho real de Zoilo Luna
Escrito por Jessica Cedeño

Caracas es una ciudad muy atareada, pasan demasiadas acciones en un día, la prevención que calcome a la sociedad, va cada vez en un mal llamado progreso, y los papeles de los entes de seguridad y ladrones, hampones y demás nombres, se intercambian y crean la incógnita al caraqueño de ¿Es un policía o es un ladrón? ¿Protección o Hampa?, el relato de hoy nos demuestra que la inseguridad y la seguridad son palabras parecidas y que la definición de ellas las crean los venezolanos en cada situación.

Esta es una historia que aconteció el Jueves 11 de Junio del presente año, a las horas de la noche.

Zoilo se encontraba caminando vía a su casa luego de estar en la Universidad, faltando varias cuadras por caminar, nota que hay dos personas motorizadas persiguiéndolo, en un momento determinado pasó por su mente que lo atracarían y decide correr hasta la caseta de vigilancia de otra residencia, después de la persecución, se tornó más tensa la situación cuando estos lo detuvieron y le apuntaron con un arma, lo requisaron y lo interrogaron.

A todas estas Zoilo pensaba que eran delincuentes, lo determinante del asalto fue escuchar decir a los presuntos ladrones que eran policías, aunque no cargaban uniforme y tampoco creditación policial; la requisa realizada por los motorizados hizo sentir a Zoilo como un delicuente, la manera en cómo sucedió el acto víctima-abusador se transformó en víctima-abusador y abusador-víctima, empeorando la situación de nerviosismo y de desconcierto.

Los ladrones al no observar que Zoilo tenía cosas de valor se retiraron, y lo dejaron ir, pero no es el hecho el tener que aceptar que traten a una persona como un delicuente, cuando el acto delictivo lo realizan los otros.

Palabras de Zoilo Luna:


"...No paso nada más de allí, pero el susto y a la rabia quedaron ahí, por que si uno se tiene que cuidar del hampa, imagínense con estos disque policias que tenían caras de choros y eran negros (no es por ser racista), pero fue lo q vi y senti. La policia esta llena de choros. Y practicamente uno tiene q estar antes de las 9 en su casa..."

Como moraleja nos queda que la confianza, la imágen que se presenta de los delincuentes y la acción que comenten personas de cualquier raza y de cualquier índole social, puede llegar a desequilibrar lo que ya se tiene pensado sobre un abusador y/o ladrón en cuanto a las características conocidas de un posible acto de robo.

Observen todo a su alrededor; la seguridad depende de cómo se lleven las emociones en el momento; no sobresaltarse también es recomendable; ser pacientes y no realizar actos de altanería también, pues pueden pasar las situaciones a un peor estado.

Historias de la inseguridad en Venezuela

RELATOS ¿Qué pasa aquí? - Sección para Lectores-Autores



SUFRIR DESDE PEQUEÑA....

Esta historia puede ser algo vieja, pero eso no priva de comentar lo que fracturó una infancia y que puede haberle pasado a otra persona en años más actuales.

8:00 AM - Hay pasos en la sala, alguien suena las llaves, significa que alguien ha salido de la casa, pudo ser alguno de los padres de dos niños que se encontraban durmiendo.

Uno de ellos despierta y se dirige a la sala a ver TV, mientras el padre se encontraba en la computadora de la sala.

8:30 AM - Se abren las puertas del Banco Mercantil que se encuentra en la planta baja del edificio. Milagros Rondon, la madre de esos niños se encontraba en la cola para entrar, retiraría dinero de su cobro por el trabajo desempeñado en lo que se llamaba Sanidad y Asistencia Social.

9:00 AM - Ya ha retirado el dinero y con prisa vuelve a entrar al edificio con dirección hacia su apartamento.

9:19 AM - Alguien extraño ha entrado a robar el Banco. Se alarma la gente que se halla dentro del Banco, mientras la vigilancia está haciendo guardia por los estacionamientos, el ladrón huye dentro del edificio y con poca vigilancia entra rápido; se colea como usuario del mismo edificio y sube hasta el Estacionamiento 1 (E1) por las escaleras.

9:25 AM - Milagros se encuentra esperando el ascensor; este llega y al subir se detiene en E1, el destino de ella se encontraba en el piso 10, el extraño no hace nada por indicarle un piso.

9:32 AM - se abren las puertas en el piso 10, el extraño arremete contra Milagros y la amenaza con un cuchillo exigiéndole no gritar, quitándole el dinero de la paga retirada y metiéndola en las escaleras entre los pisos 9 y 10.

Atemorizada por esta situación, Milagros comienza a llorar y su reacción verbal es sumamente privada y baja. "Ya tienes el dinero, no me hagas nada" decía... para su suerte el extraño guardó el dinero y se aprovecho de su silencio para tratar de tocarla; acosada, sin poder hacer nada debía dejarse hacer lo que el quería...

Milagros llegó a su casa a las 9: 36 AM, pues la dejó ir, pero el daño ya estaba hecho, su nerviosismo la dejó en un estado de shock, el cual no podía suavizar y se alteró un poco más en seguida de volver a nombrar la pérdida del dinero, cuenta la historia a su esposo y esto es notificado a la policía de la parroquia Santa Teresa, cerca de Quinta Crespo.

Sus hijos Jessica y Alexis escuchan lo sucedido, apoyan a su madre sin entender la situación, traumados por la reacción de su mamá llorando, guardan silencio sin realizar pregunta alguna.

No se supo nada sobre el paradero del ladrón y posible violador que había realizado tal acto. Sus hijos quedaron preocupados por el delito cometido en la zona en la que viven y actualmente es una de las zonas que ha tenido problemas de inseguridad.

Todo sucedió en cuestiones de segundos, todavía existen recuerdos de tal día y el trauma aunque está en el pasado, es un presente con el que vive esa y muchas familias en otros lugares del país.


Escrito por: Jessica Cedeño
Año del acto: 1995
247 Casos similares a este, desde ese año hasta el 2009, según un estudio del Instituto Venezolano de Estadísticas de los robos y las posibles violaciones existentes.